lunes, 11 de noviembre de 2013

Así fui yo alguna vez

así fui yo en el 2004

re flogger re re re re tipo nada,
una flogger con corte flogger
aunque tampoco flogger del todo
porque los floggers todavía no existían
pero tenía pantalón rojo y remeras de estrellas 
 y galaxias naranjas y amarillas
mi mejor amiga era Chica Sonica
usábamos una flor en la cabeza
y teníamos fotos re lindas
re effeadas por todos
yo seguía y me seguían
y pasaban por mi flog
y nos re amábamos
los floggers del mundo.


así fui yo en el 2005


cuando descubrí el punk
y decía Oliz para saludar
porque estaba en contra del lenguaje
y también odiaba a mis papás
y escribía todo con k
porque la q no me gustaba.

Tenía tres amigos punks
y nos dormíamos en clase
y nos burlabamos de una compañera rubia
le decíamos Barby Hilton
para parecer malos.

Un sábado me compré una cadena para mi pantalón
y papá me dijo que parecía Avril Lavigne
y me ofendí y no la usé porque en ese entonces
pensábamos que había punks de verdad 
y punks falsos como Avril.

así fui yo en el 2011

Decía cumpas compas compañeros
revolución (con mayúscula) y oligarquía.
Hablaba de abolir todo.
De dogmas de obreros de partidos.
Me mostraba enojada
pero a escondidas amaba
el ruido de los boliches.
Engañaba a mis compañeros
con compras compulsivas de ropa
y tragos con nombres en inglés.
Al final nos terminamos odiando entre todos.
Ya ni nos saludamos.
Pero tomando la facultad una noche nevó 
y fuimos un rato felices.

No hiciste nada en todo el día

Estoy levantada desde las 11:36 am y lo único que hice hasta ahora que son 15:30 es estar sentada en remera y ojotas mirando la computadora. Ah, no, también tomé cereales con leche. Y es lunes y siento más culpa porque todos empiezan su rutina, trabajan, se quejan por haberse despertado temprano y haber hecho cosas y duermen la siesta. Hace mucho que no me despierto con el sonido ringgggggggggggg de una alarma del celular. Y lo peor de todo es que a veces me da sueño y me duermo la siesta como si hubiese madrugado y como no lo puedo evitar por la costumbre de no oír despertadores me levanto a las nueve de la noche, sin nada para cenar porque los almacenes y supermercados ya cerraron. Quizá de este aburrimiento salga algo lindo que a alguien le guste, un poema, una entrada de blog, mi trabajo para las jornadas de estudiantes de letras, ya no sé, voy a hacer cualquier cosa y pensar menos porque al final todos escriben, a algunos les gusta, a otros no les gusta y listo. Yo pienso que hago todo mal y a nadie le va a interesar nada y me tengo podrida con eso. Ahora mismo pienso que esto es re autobiográfico, un poco romanticista al estilo de una confesión, del yo reflexionando sobre su propia existencia en el universo y todo eso. Pero volviendo a que no hago nada voy a intentar cambiarme. Esa es la clave. Estar vestida. Le da un cambio al día porque es como haber empezado a hacer a algo, a poder salir o a recibir a alguien. El error es de mi familia que me dejo vivir en este departamento sola sin pagar y de la facultad que me dio un pequeño sueldo. Cuando vivía con mi mamá había muchas reglas y me daba vergüenza dormir hasta tarde o no hacer nada. Al menos fingía que hacía trabajos en la compu o leía. Ahora no hay nadie. Estoy sola y nadie puede venir a decirme nada sobre lo que tengo que hacer. Y es tan lindo no hacer nada. Cada tanto trabajo veinte días o un mes como para volver a reafirmar el amor que siento por no hacer nada y por dormir y no ser nadie. La familia de mi novio me pregunta si trabajo y cuando digo que no parece que no lo entienden y a mi me adviene la culpa porque todos son trabajadores y yo ando deambulando por ahí comiendo lo que cocinan y ensuciando lo que limpian. Pero todo esto gracias a que soy estudiante. Diciendo que estudio parece que nadie puede objetar nada. "Ah, estudia", "Muy bien", "El estudio lleva mucho tiempo". Lo que no saben es que yo soy estudiante pero no estudio. Mi papá dice que pasaba días encerrado leyendo y no salía ni hablaba con nadie. Mi mamá me contó que siempre antes de rendir vomitaba o tenía nauseas de los nervios de un examen. Yo estoy tan lejos de eso. Me va bien pero no me esfuerzo del todo. Igual espero llegar muy lejos. 

Problemas culinarios

1. La gelatina no cuenta como almuerzo
2. Milanesas y fideos tirabuzón no son un plato de comida
3. No poner la mesa entristece la cena
4. Comer parada y con apuro hace mal
5. Cada tanto está bien no tomar agua de la canilla
6. Sacar las fotocopias de la mesa para ingerir alimentos
7. Y en lo posible no leerlas mientras tanto.

Adivinanza: esta comida sirven en el comedor universitario, pero... ¿de qué plato se trata?



domingo, 3 de noviembre de 2013

Cuando sea más grande voy a escribir mejor

Leyendo descubrí que muchos escritores descartan sus primeros libros, sus primeros poemas o cuentos y los excluyen de sus obras completas o antologías. Amy Winehouse odiaba su primer disco. O sea que esto no tiene ningún sentido si lo que escribo lo voy a ignorar después o me voy a hacer la superada diciendo “esos poemas de adolescente”, como si no fuesen míos. Sé que cuando crezca y lea más y escriba mucho–sobre todo eso- voy a escribir mejor. Eso no quiere decir que lo escriba va a ser bueno pero sí que va a ser mejor que esto que escribo ahora. 
Probando